hit
counter

Alcohol y Sindrome Intestino Irritable

Califica este Articulo

Cuando de afecciones intestinales se trata, el síndrome de intestino irritable (SII), llamado también síndrome de colon irritable, es una de las más molestas. Y es que este mal involucra entre sus síntomas fuertes diarreas o estreñimiento, hinchazón y dolor abdominal, factores que afectan en gran manera el buen desenvolvimiento diario de quien lo padece.

Esta condición se basa en sí en que el intestino pierde su capacidad de actuar correctamente y los movimientos intestinales suelen acelerarse o retardarse. Por ende, cuando los intestinos trabajan de manera muy rápida, es incapaz de absorber los líquidos presentes en las comidas que ingieres y estos van directamente a las heces, provocando así la diarrea.

Por otro lado, cuando los movimientos intestinales se ralentizan, el proceso de expulsión de las heces se da de manera lenta y esto produce estreñimiento. Sea cual sea tu caso, el tratamiento para el síndrome está basado en regular el proceso de acción del tracto intestinal.

Además de seguir el tratamiento recetado por tu doctor, es necesario que cambies tu estilo de vida, evitando todo aquello que pueda afectar de manera negativa el buen funcionamiento de tu sistema digestivo, como el consumo de ciertos alimentos y bebidas, que lejos de hacerte mejorar pueden desarrollar ciertas complicaciones si los sigues ingiriendo.

Uno de esos productos que debes evitar es el alcohol, ya que es un fuerte irritante intestinal causante del empeoramiento de los síntomas que trae consigo la patología. Sigue leyendo y te enseñaré cuáles son las consecuencias de beber alcohol si padeces de síndrome de intestino irritable.

Consecuencias del consumo de alcohol en personas con síndrome de intestino irritable

Si bien el alcohol puede ser para ti un agente distractor y, de vez en cuando, te hace falta “ir de copas” con tus amigos, te recomiendo que lo pienses dos veces antes de dar este paso. El alcohol, además de causar adicción, también genera la intoxicación del organismo y sus efectos secundarios negativos en el mismo no se pueden revertir.

En el caso específico del síndrome de intestino irritable, el consumo de alcohol provoca una serie de complicaciones que te ilustraré a continuación:

1.    Empeora los síntomas

El papel que juega el alcohol en este caso no se conoce de manera exacta. Sin embargo, se ha reportado que las personas que padecen de síndrome de colon irritable y consumen alcohol empeoran en gran manera su condición.

Al ser un fuerte irritante, te puede causar espasmos dolorosos e hinchazón. Adicionalmente, es posible que provoque la inflamación de tus intestinos.

Por otro lado, la aceleración de los movimientos intestinales provocados por el consumo de alcohol contribuye al riesgo de padecer fuertes diarreas. El agravamiento del cuadro puede ocurrir con tan sólo tomar una bebida, por lo que no hay ningún nivel seguro de consumo de alcohol.

2.    Afecta a la mayoría de las partes del sistema digestivo

El consumo de alcohol no solo te puede provocar ardor estomacal y diarrea, sino que en pacientes con síndrome de intestino irritable se ha observado que el ácido estomacal tiende a fluir hacia arriba y hacia abajo en el interior del esófago, tras la ingesta de alcohol.

3.    Puede causar cáncer de colon

Es un agente carcinógeno. Actúa aumentando el tamaño de los pólipos en el colon (crecimiento anormal de tejido que se encuentra en la parte interior o mucosa del colon). Este crecimiento aumenta la posibilidad de convertirse en cáncer. Es sabido que al menos un 12 % de cánceres de colon es resultado de la ingesta de alcohol.

4.    Aumenta la posibilidad de aparición de úlceras pépticas

La ingesta de alcohol aumenta hasta 10 veces más la perforación de úlceras en el estómago y colon de pacientes con síndrome de colon irritable. Esto causa dificultad de la curación de las mismas y, por ende, empiezan a ocurrir con una frecuencia mayor.

5.    Acelera la producción de ácido estomacal

Además de ser adictivo, el alcohol tiene un veneno que provoca la debilitación del esfínter esofágico interior. Esto conduce a que haya una mayor producción de ácido en el estómago, a la vez que se disminuye la formación de bicarbonato de sodio en el páncreas, cuya acción principal es la de inhibir de la producción de ácido estomacal.

6.    Afecta el proceso de digestión

El uso de alcohol, aunque sea moderado, puede causar efectos negativos para tu correcta digestión. Como mencioné anteriormente, el consumo de alcohol agiliza la producción de ácido estomacal, lo que puede ralentizar el vaciado del estómago.

Los nutrientes no son absorbidos de manera correcta por tu organismo y la mala absorción de estos contribuye a la producción de gases y flatulencias.

7.    Causa otros padecimientos

Además de los graves daños que causa en el síndrome de intestino irritable, el uso continuo de alcohol es responsable de usa serie de enfermedades, como: diferentes tipos de cáncer (estómago, páncreas, esófago, laringe, vejiga, entre otros), anemia, diabetes tipo 2, pancreatitis, cirrosis y enfermedad de Crohn, sólo por mencionar algunas.

Ya conoces cuáles son los efectos negativos del alcohol para el síndrome de colon irritable y para tu salud en general. Ahora, sólo queda de tu parte hacer caso a estas evidencias o ignorarlas por completo. Mi recomendación es que no dejes que los vicios te impidan tener una mejor calidad de vida.

No sólo el alcohol sino también otras bebidas como los lácteos, el café y  los refrescos pueden traer complicaciones a tu estado de salud. Intenta evitarlas por completo, ya que no son estrictamente necesarias para tu organismo.

Además de las recomendaciones dadas, recuerda tener siempre en cuenta la opinión de un médico especialista en tu caso. Siguiendo sus tratamientos y llevando un estilo de vida adecuado, de seguro podrás encontrar mejoría para los síntomas de este molesto padecimiento. ¡No te des por vencido!

 

Leave a Reply

error: El Contenido Esta Protegido !!