hit
counter

Yoga y Síndrome Intestino Irritable

Califica este Articulo

Son muchas las enfermedades que atacan a los seres humanos, ellas varían en frecuencia y letalidad. Ahora bien, ¿quién de nosotros no ha sufrido en algún momento de dolores intestinales? ¿No es cierto que sea uno de los padecimientos más comunes? No obstante, tienes que asegurarte de que sólo un es mal momentáneo y que no se convierta en algo de más cuidado. Solo continúa leyendo para que aprendas un poco más sobre el yoga y síndrome de intestino irritable.

Una de las enfermedades relacionadas con el sistema digestivo es el síndrome de intestino irritable (SII), cuyos signos clínicos se caracterizan por la manifestación de dolores abdominales de intensidad variable, y otra sintomatología relacionada como: diarreas y estreñimiento.

A este trastorno no se le ha encontrado causas asignables de forma clara. Aunque, generalmente,  se presenta en los individuos después de una afección intestinal. No obstante, ¿creerías si te digo que puede haber factores que tú mismo puedes controlar, los cuales intervienen en el desarrollo de este síndrome?

Más aún, ¿podrías imaginar que esta enfermedad la podemos evitar solo llevando el control de ciertos aspectos cotidianos? Por más sorprendente que parezca, te responderé con un rotundo sí. Pero ¿cómo es posible? Y ¿qué tienes que hacer para lograr no ser blanco o reducir al mínimo este trastorno? Conversemos un poco de esto y cómo lo aplicamos a casos particulares.

Manejo del Estrés en el Síndrome de Intestino Irritable

Yoga y Síndrome Intestino Irritable

Yoga y Síndrome Intestino Irritable

Cuando escuchamos la palabra “estrés”, tendemos a asociarla con desesperación, ansiedad y depresión y, como bien dice el dicho, “todo en exceso es malo”. Una sobrecarga de estrés en el organismo hace que este sufra terribles consecuencias. Por ejemplo, la aparición del trastorno de SII está correlacionada de forma directa con una vida de sometimiento constante al estrés.

Como bien sabrás, el cerebro es el órgano del cuerpo que tiene el control absoluto de nuestros movimientos, sensaciones, entre otras funciones importantísimas para que se mantenga la vida. Éste se conecta con el resto de las partes corporales a través de nervios que le permiten emitir respuestas de acuerdo al estímulo.

El cerebro y el intestino tienen una amplia conexión de fibrillas nerviosas. En situaciones de estrés, el cerebro libera una cantidad de neurotransmisores hormonales que afectan de forma significativa el funcionamiento gástrico, provocando movimientos que hagan que el intestino se contraiga y, por ende, sea sensible al padecimiento del SII.

Afortunadamente, existen técnicas milenarias para la reducción del estrés y por ende del SII. Una de las más conocidas y aplicadas por la población mundial es el yoga. ¿En qué consiste y cómo puede reducir la práctica de ésta al trastorno de intestino irritable? Veamos.

¿Practicar Yoga Alivia el Síndrome de Intestino Irritable?

Nadie dudaría que tener un espíritu sosegado puede hacer que inevitablemente baje el estrés. Pero, seamos realistas, en la sociedad que vivimos escazas personas podrían decir que viven libres de estrés. Entonces, ¿cómo entra el yoga en juego? ¿Cómo podría aliviar o reducir el SII?

El yoga es una técnica que utilizaron originalmente los orientales (hindúes) para lograr la belleza y salud física de sus cuerpos. La palabra yoga tiene relación con la palabra española para yugo,  cuyas connotaciones dan a entender que se trata de controlar o someter algo, que, en este caso, significa la dominación del cuerpo y el alma para lograr un balance entre ellos.

Sus principios se transmitieron de forma oral, aunque ciertos filósofos trataron de ponerlo en forma escrita y así trasmitirla al resto de las generaciones. Un texto importante de esta disciplina es el Yoga Sutra, que trasmite los métodos empleados en ésta técnica. Y a la persona que pone en práctica estos dictámenes se le conoce como yogui.

Visto desde este punto de vista, uno de los objetivos del yoga es lograr tranquilidad mental y el alivio de las tensiones, no obstante, no es su meta potencial.

Un estudio hecho recientemente revela que, al combinar ejercicios leves de yoga y la consecuente meditación, se logra una mejora en el síndrome de intestino irritable. Esta experiencia fue elaborada con 75 mujeres al azar que mostraron mejoría a sus síntomas tras aplicar estas técnicas. Habría que averiguar cómo afecta esto a los hombres.

Este estudio se comparó a la mejoría clínica que tendrían si acudían a grupos de ayuda a fin de reducir el estrés, encontrándose, que era más efectivo realizar ejercicios de yoga, por lo que lo recomendaron como seguro y con garantías de combatir los síntomas del trastorno.

Es necesario aclarar que para que sea efectivo, debes adoptar posturas que te sean cómodas, evitando aquellas que en vez de aliviar tu dolor, ayudarían a incrementarlo. Esta técnica te ayudará en muchos aspectos: regulará tu tensión, respiración y encontrarás tranquilidad para que puedas alcanzar una curación e inclusive a tolerar los molestos síntomas.

Existen posturas particulares del yoga que son útiles de aplicar, una revisión más profunda de este tema puede ayudarte a elegir las mejores para ti. Sin embargo, más allá de lo que digan los asesores físicos, a la hora de llevar a cabo estas prácticas considera si no se ven en conflictos con tus creencias religiosas y los principios que te definen como persona.

Además de esta disciplina, existen muchísimos ejercicios que no tienen estas implicaciones y que pueden practicarse libremente. Y, si con regularidad te ejercitas, seguramente tu cerebro disminuirá las cantidades hormonales que segregas; controlarás tu respiración y hallarás quietud, de hecho, tendrás más ánimos y energías para enfrentarte a la vida.

El objetivo es tratar de minimizar lo humanamente posible las catastróficas consecuencias de lidiar con una vida saturada de estrés. Si cuidas tu entorno (alimentación, trabajo, amistades y hasta el entretenimiento), podrás llevar una vida que reduzca el estrés al máximo y, sobre todo, podrás controlar de manera más eficiente los síntomas del síndrome de intestino irritable.

Así que recuerda, lo mejor es llevar una vida con un equilibrio tal que te permita disfrutar de ella, al final, la vida es para disfrutar y compartir con los seres queridos. Por eso, examínate y ve que cambios puedes hacer para lograr reducir o inclusive desaparecer la sintomatología, no solo a este trastorno sino también a muchos más.

Leave a Reply

error: El Contenido Esta Protegido !!